Andrea mantegna san sebastian

Andrea mantegna san sebastian

Andrea mantegna san sebastian online

Este alfiletero es San Sebastián, uno de los primeros mártires cristianos. Según la leyenda, Sebastián era un soldado romano que, tras ser descubierto como cristiano, fue condenado a ser ejecutado por arqueros. Sobrevivió para luego ser golpeado hasta la muerte. Sin embargo, los artistas del Renacimiento preferían representar a Sebastián atravesado por múltiples flechas, ya que era un formato ideal para representar un desnudo masculino de pie.
Mantegna, una de las principales figuras del Renacimiento temprano del norte de Italia, pintó esta imagen para el Podesta (magistrado principal) Jacopo Antonio Marcello (1398-1463), que era uno de los amigos del artista del círculo humanista de su ciudad natal, Padua.
Mantegna, como la mayoría de los humanistas, estaba fascinado por las ruinas del mundo antiguo y utilizaba modelos del arte griego y romano para representar las figuras y el espacio. Retrata a Sebastián en un mundo antiguo como Mantegna lo habría imaginado a partir de su experiencia en la Padua renacentista: es decir, en ruinas. El mártir está atado a una columna romana en ruinas decorada con una figura clásica y flora. El suelo de baldosas que hay debajo está salpicado de fragmentos de estructuras y esculturas antiguas, y el propio Sebastián parece casi una estatua de piedra, con su cuerpo esculpido en forma tridimensional y coloreado en los mismos tonos que la arquitectura.

san sebastián

Pintor de los alrededores de Padua, Andrea Mantegna recibió una formación temprana en el campo de la pintura antes de ser siquiera un adolescente. Como yerno de Jacopo Bellini, Mantegna recibió una gran influencia de éste y de sus hijos, Giovanni y Gentile. La influencia de Jacopo Bellini en Mantegna le impulsó a pasar de los estilos de pintura del gótico tardío a enfoques más naturalistas. En dos de sus tres cuadros de San Sebastián, el más antiguo de los cuales data de 1459, Mantegna conserva algunos elementos góticos en la figura de San Sebastián, pero en última instancia muestra su progreso en el desarrollo de su empleo de diferentes perspectivas y representaciones[1].
Dos de las obras de San Sebastián de Mantegna, de 1459 y alrededor de 1480 respectivamente, ejemplifican sus experimentos con la perspectiva y la profundidad, a la vez que utilizan elementos de simbolismo que quizás aluden al papel de San Sebastián como intercesor. Como artista de principios del Renacimiento, se pueden encontrar elementos del arte gótico en los dos San Sebastián de Mantegna. En particular, Mantegna incluyó ruinas antiguas en las representaciones de San Sebastián. Estas ruinas evocan la grandeza pasada del mundo antiguo y sirven de inspiración a los espectadores[2] Este uso de las ruinas antiguas en el arte es un elemento típico del arte de principios del Renacimiento y también una forma de que Mantegna muestre su madurez en el clasicismo[3] Los espectadores debían contemplar estas obras y ver a San Sebastián temeroso ante la muerte, pero firme en la fe, una inspiración para los fieles.

camera degli sposi

San Sebastián es el tema de tres cuadros del maestro italiano del Renacimiento temprano Andrea Mantegna. El artista paduano vivió en una época de frecuentes pestes; Sebastián era considerado protector contra la peste por haber sido atravesado por flechas, y se pensaba que la peste se propagaba por el aire.
Según Battisti, el tema hace referencia al Libro del Apocalipsis. Un jinete está presente en las nubes en la esquina superior izquierda. Como se especifica en la obra de Juan, la nube es blanca y el jinete tiene una guadaña, que está utilizando para cortar la nube. El jinete se ha interpretado como Saturno, el dios romano-griego: en la antigüedad se identificaba a Saturno con el Tiempo que pasa y todo lo que se destruye tras él.
En lugar de la clásica figura de Sebastián atado a un poste en el Campo Marcial de Roma, el pintor representó al santo contra un arco, ya sea un arco de triunfo o la puerta de la ciudad. En 1457 el pintor había sido juzgado por «insuficiencia artística» por haber puesto sólo ocho apóstoles en su fresco de la Asunción. Como respuesta, aplicó los principios del clasicismo de Alberti en los siguientes cuadros, entre los que se encuentra este pequeño San Sebastián, aunque deformado por la perspectiva nostálgica de los suyos.

triunfos del césar

San Sebastián es el tema de tres cuadros del maestro italiano del Renacimiento temprano Andrea Mantegna. El artista paduano vivió en una época de frecuentes pestes; Sebastián era considerado protector contra la peste por haber sido atravesado por flechas, y se pensaba que la peste se propagaba por el aire.
Según Battisti, el tema hace referencia al Libro del Apocalipsis. Un jinete está presente en las nubes en la esquina superior izquierda. Como se especifica en la obra de Juan, la nube es blanca y el jinete tiene una guadaña, que está utilizando para cortar la nube. El jinete se ha interpretado como Saturno, el dios romano-griego: en la antigüedad se identificaba a Saturno con el Tiempo que pasa y todo lo que se destruye tras él.
En lugar de la clásica figura de Sebastián atado a un poste en el Campo Marcial de Roma, el pintor representó al santo contra un arco, ya sea un arco de triunfo o la puerta de la ciudad. En 1457 el pintor había sido juzgado por «insuficiencia artística» por haber puesto sólo ocho apóstoles en su fresco de la Asunción. Como respuesta, aplicó los principios del clasicismo de Alberti en los siguientes cuadros, entre los que se encuentra este pequeño San Sebastián, aunque deformado por la perspectiva nostálgica de los suyos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad