Rubens el jardin del amor

Rubens el jardin del amor

Análisis de el jardín del amor

El jardín del amor es un cuadro de Rubens, realizado hacia 1633 y que se encuentra en el Museo del Prado de Madrid. La obra fue catalogada por primera vez en 1666, cuando se colgó en el Palacio Real de Madrid, en el dormitorio del rey español[1]. En los primeros inventarios, el cuadro se llamaba La fiesta del jardín[2].
Es la apoteosis de la pintura de género de la compañía Merry al aire libre. El tema de esta obra es común en las pinturas barrocas, que utilizaban movimientos exagerados y detalles claros y fáciles de interpretar para producir dramatismo, tensión y grandeza. Rubens utiliza la alegoría y el simbolismo en varias capas para sus pinturas.
En esta obra de 6,5 pies x 9,4 pies, un gran grupo de personas bien vestidas al estilo del siglo XVII holgazanean, haciendo un picnic en un jardín idílico. Todos van finamente vestidos, haciendo gala de su riqueza y de su estatus de clase alta. Los cupidos interactúan con los individuos, introduciendo figuras mitológicas en una escena de jardín realista para producir una pintura fantástica[4].

El jardín del amor resumen

El jardín del amor es un cuadro de Rubens, realizado hacia 1633 y que se encuentra en el Museo del Prado de Madrid. La obra fue catalogada por primera vez en 1666, cuando se colgó en el Palacio Real de Madrid, en el dormitorio del rey español[1]. En los primeros inventarios, el cuadro se llamaba La fiesta del jardín[2].
Es la apoteosis de la pintura de género de la compañía Merry al aire libre. El tema de esta obra es común en las pinturas barrocas, que utilizaban movimientos exagerados y detalles claros y fáciles de interpretar para producir dramatismo, tensión y grandeza. Rubens utiliza la alegoría y el simbolismo en varias capas para sus pinturas.
En esta obra de 6,5 pies x 9,4 pies, un gran grupo de personas bien vestidas al estilo del siglo XVII holgazanean, haciendo un picnic en un jardín idílico. Todos van finamente vestidos, haciendo gala de su riqueza y de su estatus de clase alta. Los cupidos interactúan con los individuos, introduciendo figuras mitológicas en una escena de jardín realista para producir una pintura fantástica[4].

Daniel en el foso de los leones

El jardín del amor es un cuadro de Rubens, realizado hacia 1633 y conservado en el Museo del Prado de Madrid. La obra fue catalogada por primera vez en 1666, cuando se colgó en el Palacio Real de Madrid, en el dormitorio del rey español[1]. En los primeros inventarios, el cuadro se llamaba La fiesta del jardín[2].
Es la apoteosis de la pintura de género de la compañía Merry al aire libre. El tema de esta obra es común en las pinturas barrocas, que utilizaban movimientos exagerados y detalles claros y fáciles de interpretar para producir dramatismo, tensión y grandeza. Rubens utiliza la alegoría y el simbolismo en varias capas para sus pinturas.
En esta obra de 6,5 pies x 9,4 pies, un gran grupo de personas bien vestidas al estilo del siglo XVII holgazanean, haciendo un picnic en un jardín idílico. Todos van finamente vestidos, haciendo gala de su riqueza y de su estatus de clase alta. Los cupidos interactúan con los individuos, introduciendo figuras mitológicas en una escena de jardín realista para producir una pintura fantástica[4].

La batalla de anghiari

El jardín del amor es un cuadro de Rubens, realizado hacia 1633 y conservado en el Museo del Prado de Madrid. La obra fue catalogada por primera vez en 1666, cuando se colgó en el Palacio Real de Madrid, en el dormitorio del rey español[1]. En los primeros inventarios, el cuadro se llamaba La fiesta del jardín[2].
Es la apoteosis de la pintura de género de la compañía Merry al aire libre. El tema de esta obra es común en las pinturas barrocas, que utilizaban movimientos exagerados y detalles claros y fáciles de interpretar para producir dramatismo, tensión y grandeza. Rubens utiliza la alegoría y el simbolismo en varias capas para sus pinturas.
En esta obra de 6,5 pies x 9,4 pies, un gran grupo de personas bien vestidas al estilo del siglo XVII holgazanean, haciendo un picnic en un jardín idílico. Todos van finamente vestidos, haciendo gala de su riqueza y de su estatus de clase alta. Los cupidos interactúan con los individuos, introduciendo figuras mitológicas en una escena de jardín realista para producir una pintura fantástica[4].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad