Cojines de lactancia baratos

frida mamá frida ajustable…

Para las madres primerizas, dar el pecho a su bebé es una de las cosas más difíciles de dominar. Los pechos congestionados, los pezones doloridos y la frustración son habituales en esos primeros días y noches de insomnio. Pero hay formas de hacer que el proceso sea más suave -e incluso agradable- tanto para la madre como para el niño. Una de ellas, según los cinco expertos con los que hemos hablado, es un cojín de lactancia.

Según Naima Beckles, educadora certificada en partos, doula, asesora en lactancia materna y propietaria del servicio de partos For Your Birth, las almohadas de lactancia «ayudan a mantener al bebé elevado y cerca del pecho». Aunque Beckles y muchas de las demás asesoras y consultoras de lactancia con las que hemos hablado coinciden en que es importante aprender primero a dar el pecho en una posición natural sin almohadas, también dicen que el uso de un cojín de lactancia puede ayudar a aliviar la presión una vez que se dominan los aspectos básicos. Para ayudarte a encontrar el cojín de lactancia adecuado para ti y para tu bebé, hemos preguntado a nuestros expertos cuáles son sus favoritos. A continuación, te presentamos las seis almohadas de lactancia por las que apuestan, junto con sus consejos sobre cómo incorporar eficazmente cualquiera de ellas en tu viaje de lactancia.

mi amigo lactante gemelo amamanta…

La mayoría de la gente tiene que aprender a dar el pecho. Hay que aprender a hacer muchas cosas, como poner al bebé en una posición cómoda para los dos.

Un cojín de lactancia te ayudará a conseguirlo, ya que te permitirá colocar al bebé junto a tu pecho. Los cojines de lactancia se colocan en tu regazo y envuelven tu cuerpo, proporcionando una superficie estable y cómoda para colocar a tu recién nacido al pecho. Además, reducen la tensión en el cuello, los brazos y la espalda, lo que puede hacer que la lactancia sea más fácil y agradable tanto para ti como para tu pequeño.

No es necesario tener un cojín de lactancia: puedes dar el pecho de forma eficaz con una almohada normal. Pero muchas mamás encuentran que el diseño especial y las ventajas de los cojines de lactancia son muy útiles durante los primeros meses. Si no tienes pensado dar el pecho, un cojín de lactancia también puede ser estupendo para hacer más cómoda la alimentación con biberón.

Lo más probable es que utilices un cojín de lactancia cada vez que des el pecho, lo que puede ser una docena de veces al día (¡o más!). Después de los primeros cuatro o seis meses, tu bebé controlará mejor la cabeza y el cuello y es posible que ya no necesites la almohada. Además, es posible que para entonces ya hayas aprendido a amamantar cómodamente por ti misma.

funda de almohada de lactancia

Cojines de lactanciaCada uno de nuestros cojines de lactancia le proporciona un espacio seguro y cómodo para que su bebé descanse mientras comparten esos preciosos momentos madre y bebé. Deje que For Your Little One le eche una mano con la lactancia con cualquiera de nuestros cojines de lactancia. Disponibles en una amplia gama de diseños, no tienes que renunciar a la calidad ni al estilo, sea cual sea el cojín que elijas. Compre la gama completa de almohadas de lactancia o navegue por nuestros productos de almohadas de maternidad para embarazadas en For Your Little One hoy mismo y encuentre todo lo que necesita en un solo lugar. Las almohadas de maternidad pueden utilizarse durante todo el embarazo.

mi amigo del pecho súper del…

Un cojín de lactancia te ayuda a aliviar la tensión en el cuello, la espalda y los brazos mientras das el pecho o el biberón, además de proporcionar un apoyo cómodo a tu pequeño. Se puede utilizar desde el nacimiento hasta que decidas destetar.

Diseñado especialmente para las madres lactantes, un cojín de lactancia puede valer su peso en oro cuando encuentras el que te conviene. Puede ofrecerte apoyo para la espalda y el cuello mientras das el pecho, además de ayudarte a colocar al bebé para que se agarre lo mejor posible. Siempre puedes utilizar una almohada normal para elevar un poco al bebé mientras le das el pecho, pero no te proporcionará el mismo apoyo que una almohada de lactancia.

No sólo las madres que dan el pecho pueden beneficiarse de un cojín de lactancia, ya que ofrece el mismo apoyo para ayudar a reducir la tensión en los brazos, la espalda y el cuello mientras das el biberón. También son una gran inversión si has tenido un parto por cesárea, ya que muchas almohadas de lactancia protegen la cicatriz y eliminan la presión de los músculos que se están curando.

¿Qué tamaño tiene? – Lo más probable es que el cojín de lactancia sea algo a lo que vayas a recurrir con frecuencia, sobre todo durante las primeras semanas de alimentación en grupo del recién nacido, por lo que deberás tener en cuenta el espacio que tienes en casa para guardarlo. La mayoría de los cojines de lactancia son relativamente compactos -al menos en comparación con los cojines de apoyo para embarazadas-, pero algunos son más voluminosos que otros, por lo que conviene tenerlo en cuenta.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad