Feto de 29 semanas

Feto de 29 semanas

¿en qué posición se encuentra el bebé a las 29 semanas?

Tu bebé ha sido, bueno, bastante transparente hasta hace poco, cuando empezaron a crecer depósitos de grasa blanca bajo la piel. La grasa del bebé no sólo le ayuda a ser transparente, sino que le ayudará a regular su temperatura corporal una vez que llegue al mundo exterior.
La grasa es también la forma en que los seres humanos almacenan energía, incluida la necesaria para el funcionamiento de nuestro cerebro. (¡La energía de tu bebé está aumentando ahora mismo!) También nos ayuda a prevenir enfermedades. Dato curioso: los bebés nacen con un 15% de grasa corporal, más que cualquier otro animal. Aquí tienes otras cosas interesantes que le ocurren a tu bebé a las 29 semanas.
¿Te parece que estás todo el día -y toda la noche- yendo al baño? El crecimiento del útero está saturando tu vejiga, lo que hace que tengas que ir al baño más a menudo. Esto es lo que puede ocurrir esta semana.
La mayoría de las mujeres han aumentado entre 19 y 25 libras a las 29 semanas. Dentro de esa barriga de embarazada de 29 semanas, es probable que sientas muchas patadas. Haz un recuento de patadas a la misma hora todos los días y anota los movimientos del bebé y el tiempo que tarda en hacer 10 de ellos. Quieres sentir 10 movimientos distintos en un plazo de dos horas, aunque puedes tardar menos de cinco minutos en conseguirlo. Informa a tu médico si notas algo diferente a lo habitual en tu bebé.

29 semanas de peso del bebé en kg

Los huesos de tu bebé absorben mucho calcio a medida que se endurecen, así que asegúrate de tomar tu leche (o de encontrar otra buena fuente de calcio, como el queso, el yogur o el zumo de naranja enriquecido). Cada día se depositan en el esqueleto de tu bebé unos 250 miligramos de calcio.
Los sacos respiratorios situados en las puntas de las ramas pulmonares de tu bebé han empezado a fabricar una sustancia llamada surfactante, que los mantiene inflados cuando no hay mucho aire en los pulmones (al exhalar, por ejemplo). Aunque sus pulmones aún son inmaduros, serían capaces de funcionar -con mucha ayuda médica- si naciera ahora.
La hormona del embarazo, la progesterona, relaja el tejido muscular liso de todo el cuerpo, incluido el tracto gastrointestinal. Esta relajación, unida a la aglomeración en tu abdomen, ralentiza la digestión. La digestión lenta puede provocar gases y ardor de estómago -sobre todo después de una comida copiosa- y contribuir al estreñimiento.
El crecimiento del útero también puede contribuir a la aparición de hemorroides. Estos vasos sanguíneos hinchados en la zona rectal son comunes durante el embarazo. Afortunadamente, suelen desaparecer en las semanas posteriores al parto.

Vídeo del bebé a las 29 semanas en el vientre materno

El final de tu embarazo está cerca. Ya estás deseando conocer a tu bebé cara a cara. Sin embargo, tu útero sigue siendo un lugar muy activo. Aquí tienes un calendario semanal de acontecimientos para el desarrollo del feto durante el tercer trimestre. Ten en cuenta que las medidas son aproximadas.
A las 28 semanas de embarazo, o 26 semanas después de la concepción, los párpados de tu bebé pueden abrirse parcialmente y se han formado las pestañas. El sistema nervioso central puede dirigir los movimientos respiratorios rítmicos y controlar la temperatura corporal.
A las 30 semanas de embarazo, o 28 semanas después de la concepción, los ojos de tu bebé pueden abrirse por completo. En esta semana, tu bebé ya puede tener una buena cabellera. Se están formando glóbulos rojos en la médula ósea de tu bebé.
A las 33 semanas de embarazo, o 31 semanas después de la concepción, las pupilas de tu bebé pueden cambiar de tamaño en respuesta a un estímulo causado por la luz. Sus huesos se están endureciendo. Sin embargo, el cráneo sigue siendo blando y flexible.
A las 36 semanas de embarazo, o 34 semanas después de la concepción, las condiciones de hacinamiento en el interior del útero pueden dificultar que tu bebé te dé un puñetazo. Sin embargo, es probable que sigas sintiendo muchos estiramientos, rodamientos y contoneos.

Riesgos a las 29 semanas de embarazo

Cuando tienes 29 semanas de embarazo, empiezas el tercer trimestre de la gestación. Ahora, la mayoría de los síntomas del embarazo se deben a que el útero sigue creciendo. Esto es lo que ocurre en la semana 29 de embarazo:
En tu 29ª semana de embarazo, la nutrición y la actividad física pueden ayudarte a hacer frente a muchos de los síntomas del tercer trimestre de embarazo.Visita al médico:Es posible que visites al médico cuando tengas 29 semanas de embarazo o en las próximas semanasDame un respiroMuchas mujeres comienzan a reducir su actividad en la 29ª semana de embarazo y en adelante, lo cual es normal.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad