Voy a tener una niña

tener una hija como primer hijo

Una teoría muy extendida es que las niñas tienen una frecuencia cardíaca más alta que los niños. Por eso, es posible que te digan que oír un latido rápido significa que estás esperando una niña. Sin embargo, los estudios no han encontrado ninguna prueba que lo respalde.

Otro mito clásico es la teoría del cráneo. Esta teoría sugiere que, si en la ecografía se ve una cabeza afilada y una mandíbula redondeada, eso sugiere que se trata de una niña. Por el contrario, una mandíbula cuadrada y una frente inclinada indican que se trata de un niño. Sin embargo, tampoco hay pruebas que apoyen esta teoría.

A veces, sin embargo, no es posible averiguar el sexo en la ecografía de anomalías. Si el bebé está en una posición incómoda o se mueve mucho, es posible que el ecografista no pueda obtener una buena visión. Y algunos hospitales tienen la política de no revelar el sexo del bebé. Llama por adelantado y comprueba la política de tu hospital local, si esperas descubrirlo el día.

La comadrona Tracey Owen describe cómo puedes descubrir el sexo de tu bebé en la ecografía de las 20 semanas.Más vídeos sobre el embarazo Si no has podido averiguar el sexo en la ecografía de anomalías, o si no quieres esperar, puedes plantearte pagar una ecografía privada. Normalmente es posible saber el sexo del bebé en una ecografía a partir de las 16 semanas.

cómo emocionarse por tener una niña

«Azúcar y especias y todo lo bonito, de eso están hechas las niñas». Todo el mundo ha oído esta rima, y nunca se ha cantado una rima más verdadera. Las niñas pueden ser muy dulces, pero cada una tiene algo de picante y tiene sus sabores que las hacen únicas y especiales a su manera. Aquí veremos las muchas alegrías que una niña traerá a tu vida.

Esto no significa que mamá no se vuelva loca comprando niños, pero hay algo muy diferente cuando se compra para una niña. Imagínate los muchos tonos de rosa, melocotón y coral, las muchas texturas diferentes como encajes, volantes y lazos y los muchos estilos de vestiditos que se pueden combinar con los zapatos y accesorios para el pelo más bonitos; las mamás a las que les encanta ir de compras estarán viviendo un sueño. Es como jugar a disfrazarse con tu hija, y ambas os lo pasaréis en grande.

Tener una niña pequeña hace que mamá entienda mejor cómo se siente, porque todas las madres han sido niñas alguna vez, entienden de dónde viene y qué se puede esperar de ella. El vínculo entre madre e hija es una de las cosas más preciadas; incluso pueden llevar ropa a juego y hablar de cosas de chicas mientras ella crece. A medida que crezca, su madre podrá conectar más con ella; las madres pueden calmar sus miedos, sus preocupaciones y ayudarla con sus ambiciones y darle el apoyo que sólo otra mujer puede darle.

voy a tener un papá niña

En nuestra sociedad, la forma más rápida de saber si un bebé es niño o niña es por el color de su ropa -los niños van de azul y las niñas de rosa-, pero no siempre fue tan sencillo. Hasta principios del siglo XX, los niños de ambos sexos solían llevar vestidos blancos y el pelo largo hasta los seis años. Cuando los tonos pastel se convirtieron en la opción más popular frente al blanco, el rosa se comercializó como el color de los niños. No fue hasta finales de la década de 1930 cuando los consumidores empezaron a mostrar su preferencia por el rosa como color de niña.

Durante las primeras etapas del crecimiento embrionario, los genitales de los bebés son indistinguibles. Tanto los niños como las niñas desarrollan el mismo nudo genital hasta las 7 semanas de crecimiento. Una vez que la testosterona empiece a hacer efecto, los niños tendrán un pene y las niñas desarrollarán los labios.

La ecografía es la forma menos invasiva de conocer la salud y el sexo de tu bebé. Aunque las diferencias de género se hacen patentes hacia el segundo mes, la ecografía aún no es lo suficientemente potente como para verlas. Cuando tu bebé esté cerca de las 18 semanas será lo suficientemente grande como para que, siempre que coopere, veas que es una niña en la ecografía.

siento que voy a tener una niña

Llevaba una camisa de rayas azules con unos capris blancos de maternidad. Mi pequeña barriga de 17 semanas se asomaba y estaba TAN emocionada. Mi marido y yo íbamos de camino a nuestra fiesta de revelación del sexo para saber si nuestro pequeño milagro era un niño o una niña.

Ocho años antes de ese día, me habían dicho que necesitaría un milagro para tener un bebé. Soñaba con el día en que vería una prueba de embarazo positiva. Rezaba para que llegara el día en que sintiera un bebé dentro de mí. Y me imaginé cómo sería tener un pequeño bulto de bebé sobresaliendo de mi camiseta… y ahí estaba. ¡Habíamos vencido los pronósticos! Y por fin estábamos experimentando las alegrías de la paternidad.

Llegamos a la fiesta y la caja que había hecho estaba bien cerrada para que no pudiéramos mirar. Habíamos ido al médico unos días antes y éste había escrito el sexo de nuestro bebé en un papel y NO nos lo había enseñado. Le di el papel a mi suegra, que tenía permiso para mirarlo en privado, y luego pedí globos rosas o azules {dependiendo de lo que dijera el papel} y los llené en una caja. Planeamos hacer una fiesta de revelación de sexo con todos nuestros amigos y familiares para celebrar nuestro nuevo milagro. Abriríamos la caja delante de todo el mundo para descubrir juntos el sexo de nuestro bebé.  {Puedes ver todos los detalles al respecto y cómo organizar tu propia fiesta aquí}.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad