Alimentos ricos en zin

Alimentos ricos en zin

Verduras ricas en zinc

El zinc es un oligoelemento, lo que significa que el cuerpo sólo necesita pequeñas cantidades, y sin embargo es necesario para que casi 100 enzimas lleven a cabo reacciones químicas vitales. Es uno de los principales actores en la creación del ADN, el crecimiento de las células, la construcción de proteínas, la curación de tejidos dañados y el apoyo a un sistema inmunológico saludable. [1] Dado que ayuda a las células a crecer y multiplicarse, se necesita una cantidad adecuada de zinc durante las épocas de crecimiento rápido, como la infancia, la adolescencia y el embarazo. El zinc también está relacionado con los sentidos del gusto y el olfato.
Dado que el zinc favorece el crecimiento y el funcionamiento normal de las células inmunitarias, incluso una carencia leve o moderada puede ralentizar la actividad de los linfocitos, neutrófilos y macrófagos que protegen al organismo de virus y bacterias. La carencia de zinc es un problema de salud común en los niños de países de ingresos bajos y medios que contribuye al retraso del crecimiento, la diarrea, la neumonía y la malaria. [2] Los ancianos que pueden tener una baja ingesta de zinc por falta de apetito debido a múltiples enfermedades y medicamentos corren el riesgo de sufrir infecciones, como neumonía y úlceras cutáneas, como se revisa en la siguiente sección.

Suplemento de zinc

Sabemos que es importante consumir suficientes vitaminas en nuestra dieta, y lo mismo ocurre con los minerales. Y un mineral en particular que merece atención es el zinc. ¿Sabía que, después del hierro, el zinc es el mineral más abundante en el organismo? ¿Y que es necesario para un montón de procesos importantes, como mantener la salud del sistema inmunitario y permitir que el cuerpo se cure?
«El zinc se encuentra en todos los tejidos y es necesario para el metabolismo de las proteínas, las grasas y los hidratos de carbono. También estabiliza las células y las estructuras de los órganos, ayuda a la función tiroidea, es importante para la visión, la coagulación de la sangre, la curación de heridas y la función inmune», dice la nutricionista Jessica Ash, CNC, HHC, FDN-P y fundadora de Jessica Ash Wellness. «También es importante para la división celular, así que si hablamos de un embarazo o de mujeres que están haciendo crecer un bebé, es muy importante para cuando las células se dividen rápidamente».
La cantidad diaria recomendada de zinc es de ocho miligramos para las mujeres adultas (11 durante el embarazo), y de 11 miligramos para los hombres adultos. Entonces, ¿cómo saber si estás ingiriendo suficiente zinc en tu dieta (además de hacerte una prueba)? Dos signos reveladores son si te pones enfermo con frecuencia y el aspecto de tus uñas.

La vitamina del zinc

El zinc es un oligoelemento que desempeña un papel esencial en muchas funciones corporales. Está presente en los músculos fuertes del cuerpo, la piel, el páncreas, el hígado y el riñón. El requerimiento de zinc es esencial para una inmunidad saludable debido a su participación con las células T (un componente importante en su sistema inmunológico). También es vital para más de 300 enzimas en el cuerpo, y desempeña un papel en la síntesis de proteínas, la curación de heridas, la síntesis de ADN, y es necesario para un adecuado sentido del gusto y del olfato.
Aunque las necesidades de zinc son mínimas, es esencial para el desarrollo normal del organismo. La deficiencia de zinc es común porque el cuerpo no lo almacena, por lo que es necesario obtener suficiente zinc de la dieta diaria. Los niveles bajos de zinc pueden causar diarrea, retraso en el crecimiento, caída del cabello, lesiones oculares y cutáneas, pérdida de la libido y supresión de la inmunidad.
Sólo se necesita una pequeña cantidad de zinc para mantener una buena salud. Según los NIH, la cantidad diaria recomendada de zinc es de 8 mg para las mujeres y 11 mg para los hombres. Para las mujeres embarazadas, la ingesta diaria recomendada de zinc es de 11 mg, y para las mujeres en periodo de lactancia, de 12 mg.

Frutas ricas en zinc

Si buscas una fuente de zinc de origen vegetal que sea súper versátil y fácil de añadir a innumerables comidas, opta por las semillas de calabaza. Una onza no sólo contiene 2,2 miligramos de zinc (el 28% de la cantidad diaria recomendada para una mujer), sino también la friolera de 8,5 gramos de proteína vegetal. Además, algunas pruebas sugieren que una dieta rica en semillas de calabaza podría reducir el riesgo de algunos tipos de cáncer: 158 calorías, 13,9 g de grasa (2,5 g saturada), 2 mg de sodio, 3 g de carbohidratos, 0,4 g de azúcar, 1,7 g de fibra, 8,5 g de proteína
¿Qué no puede gustar de la avena? Es barata, versátil e infinitamente acogedora. La avena no sólo contiene fibra soluble, que se ha relacionado con un menor riesgo de enfermedades del corazón, sino que media taza también contiene 1,3 miligramos de zinc, que es el 16% de las necesidades diarias de una mujer. Considérelo una razón más para amar el clásico alimento básico del desayuno.Por porción de ½ taza (sin cocinar): 148 calorías, 2,8 g de grasa (0,4 g saturada), 1,2 mg de sodio, 27 g de carbohidratos, 0,6 g de azúcar, 3,8 g de fibra, 5,5 g de proteínas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad