Extracto de hojas de olivo

Extracto de hojas de olivo

Efectos secundarios del extracto de hoja de olivo

ResumenLas hojas de olivo son ricas en sustancias bioactivas que ejercen efectos antiinflamatorios, antioxidantes, sensibilizadores de la insulina y antihipertensivos. El objetivo de este estudio fue analizar los posibles efectos beneficiosos de un extracto de hoja de olivo (OLE) rico en secoiridoides y compuestos fenólicos sobre las alteraciones metabólicas y vasculares inducidas por el envejecimiento. Se utilizaron tres grupos experimentales de ratas: Ratas de 3 meses, ratas de 24 meses y ratas de 24 meses suplementadas 21 días con OLE (100 mg/kg). La administración de OLE a ratas envejecidas disminuyó el peso de las glándulas suprarrenales y evitó la pérdida de peso corporal y masa muscular inducida por el envejecimiento. En el suero, la OLE redujo los niveles circulantes de LDL-colesterol e IL-6 y aumentó las concentraciones de leptina y adiponectina. En el hígado, la OLE atenuó la disminución de la expresión génica de SOD-1, GSR, GCK y GSK-3β y redujo la sobreexpresión de NOX-4, Alox-5, iNOS y TNF-α inducida por el envejecimiento. En los segmentos de la aorta, la OLE evitó la disfunción endotelial y la resistencia vascular a la insulina y mejoró la vasoconstricción en respuesta al KCl y a la NA. La mejora de la función vascular se asoció a la atenuación de las alteraciones en la expresión génica de COX-2, IL-6, GPx, NOX-1 e IL-10. En conclusión, la OLE ejerce efectos antiinflamatorios y antioxidantes en ratas envejecidas y atenúa las alteraciones de la función vascular asociadas al envejecimiento.

Extracto de hoja de olivo frente a aceite de oliva

ResumenLa obesidad es un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades metabólicas y el deterioro cognitivo; por lo tanto, la prevención de la obesidad es de suma importancia. La disfunción mitocondrial neuronal inducida por el estrés oxidativo es un importante mecanismo subyacente al deterioro cognitivo. El extracto de hoja de olivo contiene grandes cantidades de ácido oleanólico, un agonista del receptor transmembrana acoplado a la proteína G 5 (TGR5), y oleuropeína, un antioxidante. La activación del TGR5 da lugar a una mayor biogénesis mitocondrial, lo que sugiere que el extracto de hoja de olivo puede ayudar a prevenir el deterioro cognitivo a través de sus efectos mitocondriales y antioxidantes. Por lo tanto, investigamos los efectos del extracto de hoja de olivo sobre la obesidad, el deterioro cognitivo, la depresión y la capacidad de ejercicio de resistencia en un modelo de ratón. En ratones físicamente inactivos alimentados con una dieta rica en grasas, la administración de extracto de hoja de olivo suprimió el aumento de la masa grasa y del peso corporal y evitó el deterioro cognitivo, concretamente la disminución de la memoria de trabajo y de los comportamientos depresivos. Además, el extracto de hoja de olivo aumentó la capacidad de ejercicio de resistencia en condiciones atmosféricas e hipóxicas. Nuestro estudio sugiere que estos prometedores efectos pueden estar relacionados con la mejora de la función mitocondrial del ácido oleanólico y el aumento de la capacidad antioxidante de la oleuropeína.

El extracto de hoja de olivo beneficia a la piel

Antecedentes: Las hojas del olivo (Olea europaea, Oleaceae) se han utilizado ampliamente en la medicina tradicional a base de plantas para prevenir y tratar diversas enfermedades, especialmente en los países mediterráneos. Contienen varios compuestos potencialmente bioactivos que pueden tener propiedades hipoglucémicas e hipolipidémicas. Resumen: En los últimos tiempos se ha intentado definir la relación entre los polifenoles de la hoja de olivo (Olea europaea L. folium) y una serie de problemas de salud. La oleuropeína, el compuesto fenólico básico de la hoja de olivo y su extracto, es responsable del sabor amargo característico y del aroma único de los frutos del olivo. Además, está demostrado que la oleuropeína y sus productos hidrolizados tienen muchos efectos beneficiosos para la salud humana debido a sus caracteres antioxidantes. Varios estudios informan de que la hoja de olivo tiene efectos potencialmente positivos sobre los parámetros relacionados con la diabetes y las enfermedades cardiovasculares por diversos mecanismos. Además, los estudios de toxicidad sugieren que la hoja de olivo es, en general, segura incluso a dosis elevadas. Mensajes clave: Aunque los resultados obtenidos hasta la fecha parecen prometedores, los estudios sobre este tema suelen realizarse en cultivos celulares y en ensayos con animales. Además, en los estudios se utilizan sobre todo formas de extracto de hojas de olivo. Se necesitan más ensayos clínicos controlados y aleatorizados en humanos con amplios estudios de toxicidad para evaluar los posibles efectos sobre la salud y la seguridad.

Extracto de hoja de olivo líquido frente a cápsulas

Las lesiones ateroscleróticas suelen desarrollarse en las arterias coronarias y la activación del endotelio representa uno de los primeros pasos cruciales en el desarrollo de las lesiones ateroscleróticas en el sistema arterial coronario. Por ello, las células endoteliales de la arteria coronaria humana (HCAEC) representan un modelo in vitro adecuado para estudiar los mecanismos de activación endotelial y aterosclerosis. Las HCAEC responden fuertemente a la estimulación con SAA, activando una serie de respuestas proinflamatorias, proadhesivas y procoagulantes, medidas por el aumento de la expresión de interleucina 6 (IL-6), interleucina 8 (IL-8), molécula de adhesión celular vascular (VCAM1) y factor tisular (12). Las cantidades elevadas de SAA sistémica en pacientes con enfermedad arterial coronaria pueden representar un posible vínculo fisiopatológico entre la inflamación, el metabolismo de las lipoproteínas, el estrés oxidativo y el desarrollo de la aterosclerosis (2). El daño en el ADN está emergiendo como un actor crucial en la aceleración del desarrollo y la progresión de la aterosclerosis. Además de los microARN, que son importantes reguladores de los procesos celulares que conducen a la aterosclerosis (13-15), se ha informado de que el daño del ADN es un biomarcador de la aterosclerosis en los monocitos (16). Se carece de información sobre si el daño del ADN y las alteraciones de las redes de microARN acompañan o contribuyen a la activación endotelial impulsada por el AAS.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad