Vitamina a+e

beneficios de la vitamina e

¿Es un vaso de zumo de naranja o unas pastillas de vitamina C lo que se toma cuando llegan los resfriados? El consumo de esta vitamina fue una práctica impulsada por Linus Pauling en la década de 1970, doble premio Nobel y autoproclamado campeón de la vitamina C, que promovió las megadosis diarias (la cantidad que contienen entre 12 y 24 naranjas) como forma de prevenir los resfriados y algunas enfermedades crónicas.
La vitamina C, o ácido ascórbico, es una vitamina hidrosoluble. Esto significa que se disuelve en el agua y llega a los tejidos del cuerpo, pero no se almacena bien, por lo que debe tomarse diariamente a través de los alimentos o de suplementos. Incluso antes de su descubrimiento en 1932, los expertos en nutrición reconocieron que algo en los cítricos podía prevenir el escorbuto, una enfermedad que mató hasta dos millones de marineros entre 1500 y 1800. [1]
La vitamina C interviene en el control de las infecciones y la curación de las heridas, y es un potente antioxidante que puede neutralizar los radicales libres dañinos. Es necesaria para fabricar colágeno, una proteína fibrosa del tejido conectivo que se entreteje en varios sistemas del cuerpo: nervioso, inmunológico, óseo, cartilaginoso y sanguíneo, entre otros. La vitamina ayuda a producir varias hormonas y mensajeros químicos utilizados en el cerebro y los nervios. [2]

vitamina e-mangel

Es un semimito que comer zanahorias te ayude a ver en la oscuridad. El principal nutriente de la zanahoria, el betacaroteno (responsable del característico color naranja de este tubérculo), es un precursor de la vitamina A y ayuda a los ojos a adaptarse en condiciones de poca luz. La vitamina A no puede darte superpoderes de visión nocturna ni curar tu dependencia de las lentes de contacto, pero comer una cantidad adecuada favorecerá la salud ocular.
La vitamina A también estimula la producción y la actividad de los glóbulos blancos, interviene en la remodelación de los huesos, ayuda a mantener sanas las células endoteliales (las que recubren las superficies interiores del cuerpo) y regula el crecimiento y la división de las células, como se necesita para la reproducción.
Las dos formas principales de vitamina A en la dieta humana son la vitamina A preformada (retinol, ésteres de retinilo) y los carotenoides provitamina A, como el betacaroteno, que se convierten en retinol. La vitamina A preformada procede de productos animales, alimentos enriquecidos y suplementos vitamínicos. Los carotenoides se encuentran de forma natural en los alimentos vegetales. Hay otros tipos de carotenoides que se encuentran en los alimentos y que no se convierten en vitamina A, pero que tienen propiedades beneficiosas para la salud; entre ellos están el licopeno, la luteína y la zeaxantina.

vitamina a dm

La vitamina E es una vitamina liposoluble con varias formas, pero el alfa-tocoferol es la única que utiliza el cuerpo humano. Su función principal es actuar como antioxidante, eliminando los electrones sueltos -llamados «radicales libres»- que pueden dañar las células. [1] También mejora la función inmunitaria y evita la formación de coágulos en las arterias del corazón. Las vitaminas antioxidantes, incluida la vitamina E, llamaron la atención del público en la década de 1980, cuando los científicos empezaron a comprender que el daño causado por los radicales libres estaba implicado en las primeras etapas de la aterosclerosis que obstruye las arterias, y que también podría contribuir al cáncer, la pérdida de visión y una serie de otras enfermedades crónicas. La vitamina E tiene la capacidad de proteger a las células de los daños causados por los radicales libres, así como de reducir su producción en determinadas situaciones. Sin embargo, los resultados contradictorios de los estudios han atenuado algunas de las promesas del uso de altas dosis de vitamina E para prevenir enfermedades crónicas.
La ración dietética recomendada (RDA) de vitamina E para hombres y mujeres de 14 años en adelante es de 15 mg diarios (o 22 unidades internacionales, UI), incluidas las mujeres embarazadas. Las mujeres lactantes necesitan un poco más, 19 mg (28 UI) al día.

cuánta vitamina e al día

Las vitaminas A, C y E son nutrientes esenciales que tienen actividad antioxidante. Los estudios de laboratorio y en animales han encontrado cierta base científica para su uso, pero las pruebas actuales de los estudios en humanos sugieren que las vitaminas antioxidantes no son eficaces para tratar la artritis reumatoide. Las pruebas de los ensayos sobre la eficacia de la vitamina E en el tratamiento de la osteoartritis ofrecen resultados contradictorios. Los resultados de los primeros ensayos sobre el uso de la vitamina C en el tratamiento de la artrosis son alentadores, pero necesitan ser confirmados por ensayos más amplios.
Las vitaminas son sustancias nutritivas que se necesitan en pequeñas cantidades en la dieta. Las vitaminas A y E son vitaminas liposolubles, lo que significa que se almacenan en las células grasas del cuerpo, pero necesitan que se completen sus niveles regularmente. La vitamina C es una vitamina hidrosoluble. El cuerpo almacena todas las vitaminas hidrosolubles, excepto la vitamina B12, durante un breve periodo de varias semanas a varios meses y luego las elimina a través de la orina. Por eso hay que tomar diariamente vitaminas hidrosolubles.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad