Venta de un producto

Venta de un producto

Cómo vender un producto a un cliente

El mundo del comercio electrónico es muy prometedor para las pequeñas empresas. Sólo en Estados Unidos, en 2020, las ventas online aumentaron un 44% y representaron el 21,3% del total de las ventas minoristas del año. Por supuesto, la pandemia de coronavirus tuvo algo que ver con el salto, pero estas cifras ya estaban en constante aumento. Si tiene un negocio de ladrillo y cemento que piensa poner en línea o si está pensando en lanzar un producto por primera vez, éste podría ser su momento.
La venta de productos en línea puede parecer una propuesta sencilla -y puede serlo, una vez que esté en marcha-. Pero primero tendrá que investigar un poco: tiene que encontrar los productos que quiere vender, averiguar quiénes son sus compradores potenciales y determinar cómo entregará esos productos sin problemas a sus clientes. Esta preparación sentará las bases de una estrategia de comercio electrónico ganadora. Al fin y al cabo, cuando piense en cómo iniciar un negocio en línea, es esencial saber cómo vender su producto.
La mayoría de los vendedores en línea se abastecen de productos de tres formas: el bricolaje, la venta al por mayor y el envío directo. Cada método tiene sus propias ventajas e inconvenientes. Sea cual sea el método que elijas, cuando pienses en cómo vender un producto en línea, busca productos que te apasionen y que satisfagan una necesidad en el mercado.

Qué decir para vender un producto

Encontrar nuevas personas que compren su producto o servicio es una parte importante de todo el proceso de ventas. Puede ser difícil para algunas personas, pero si su objetivo es aumentar las ventas, debe averiguar qué estrategia de ventas será eficaz para su cliente objetivo.
La gente no compra productos, compra los resultados que ese producto le dará. Comience el proceso de identificación de su cliente ideal haciendo una lista de todos los beneficios que su cliente disfrutará al utilizar su producto o servicio.
Defina su ventaja competitiva, la razón para comprar sus productos o servicios, en términos de los beneficios, resultados o consecuencias que su cliente disfrutará al comprar su producto o servicio y que no disfrutaría plenamente al comprar el producto o servicio de su competidor.
Llamar en frío a posibles clientes puede ser frustrante y difícil. Tanto si lo hace en persona como por teléfono, su trabajo consiste en calentar a un cliente potencial.  Especialmente si su producto es nuevo, es posible que tenga que generar interés llamando a sus clientes.

Cómo vender productos rápidamente

Ventas es un término utilizado para describir las actividades que conducen a la venta de bienes o servicios. Las empresas tienen organizaciones de ventas que se dividen en diferentes equipos. Y estos equipos de ventas suelen determinarse en función de la región a la que venden, el producto o servicio que venden y el cliente objetivo.
Los vendedores se dirigen a contactos que podrían estar interesados en comprar el producto o servicio que vende su empresa, es decir, a clientes potenciales que demuestran su interés mediante acciones como visitar el sitio web de la empresa o interactuar con ella en las redes sociales.
El objetivo es llegar a los clientes potenciales que han mostrado interés o se ajustan a la descripción del cliente objetivo de la empresa, con la esperanza de ofrecerles una solución que se traduzca en la compra de su producto o servicio.
¿Dónde pueden los vendedores conseguir clientes potenciales y prospectos? Las campañas y los esfuerzos de la organización de marketing son algunas de las mejores formas de generar clientes potenciales cualificados. Y el informe State of Inbound Report descubrió que los vendedores obtienen el 28% de sus clientes potenciales del marketing. Aunque el marketing y las ventas utilizan procesos diferentes, ambas funciones empresariales influyen en la generación de clientes potenciales y en los ingresos.

Cómo vender productos a las empresas

Los autores afirman que los directivos confían mucho en su capacidad para desarrollar innovaciones, pero no en su capacidad para comercializarlas. Esto puede deberse a la falta de procesos formales y de estrategias eficaces de gestión del talento. Steenburgh y Ahearne sugieren un nuevo enfoque: Evaluar sistemáticamente las habilidades de sus vendedores. Formarlos para que adquieran conocimientos y capacidad de recuperación en lugar de centrarse en las campanas y silbatos de un producto. Cree un perfil psicológico del comprador ideal. Y asigne gestores de cuentas estratégicas a sus clientes más importantes.
Cuando se lanzan nuevos productos, escriben los autores, las mejores empresas se alinean estratégicamente, desde la fuerza de ventas hasta la C-suite. RRHH crea mapas de competencias y trabaja con los directores de ventas para establecer programas de formación y entrenamiento. Los directores de ventas de primera línea apoyan el proceso de aprendizaje de sus representantes sobre el terreno. Y los altos cargos se aseguran de que la presión para cumplir los objetivos de beneficios no se interponga en el camino del crecimiento futuro.
En lugar de formar a los vendedores para que comprendan y superen los obstáculos inherentes a la venta de productos completamente nuevos, la mayoría de las empresas se basan en las demostraciones de productos. Así, los equipos de ventas suelen tener dificultades para cerrar acuerdos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad